miércoles, 10 de noviembre de 2010

Para pensar




"Conservar algo tuyo para recordarte, seria admitir que podría olvidarte"
                                  
                                                                                     (Shakespeare)

6 comentarios:

ana dijo...

Y un día, nos olvidamos. Es cierto. A pesar de los objetos que son recuerdo...

... a veces, sucede.

Un abrazo.

Noemí Baneem dijo...

Si a quien quieres recordar lo llevas en el corazón, no te hace falta nada para ello... pero son muy pocos los que están ahí.

Lisset dijo...

Yo creo que no olvidamos. Ojalá fuera posible, pero creo que hay personas a las que no podemos olvidar. No hace falta nada para recordarles, cualquier cosa puede ser un recuerdo, un olor, un color, un momento, una canción, un suspiro, una palabra perdida, una sonrisa, una mirada, una promesa, un viaje que nunca hiciste, el beso que echas de menos, las manos que ya no te tocan, una voz que se parece a la suya, el mar que tiene el color de sus ojos, las arrugas en las sábanas que un día dejó y que hoy ya no escriben historias con el sudor de su cuerpo. No, no se les puede olvidar, a esos que han vivido en nuestro corazón. Podemos sobrevivir sin ellos, incluso vivir y llegar a ser felices, pero no se irán.

Anónimo dijo...

jamás olvidas, puedes pasar página, pero lo que está escrito, seguirá estando escrito y lo que pasó seguirá allí. Nos deshacemos de un detalle o un recuerdo para olvidar, pero si te llegó al corazón,... eso ya no se olvida. Sólo olvidamos aquellas cosas que no consideramos importantes o a aquellas personas que no nos aportaron nada que merezca la pena conservar.
No se olvida.

Noemí Baneem dijo...

Lisset, tienes razón de que hay personas a las que no se olvida, pero pueden ser por muchas cosas, porque las amas o porque las odias... pero yo si que creo que hay otras que olvidamos.
Tal y como me dice mi anónimo, yo te digo que nunca digas nunca jamás, porque si que puedes olvidar a personas, a veces , son incluso las que más aprecias. Sólo cuando no están, cuando se han ido para siempre, tal vez entonces las recuerdes...
Un abrazo lisset, y gracias anónimo.

Lisset dijo...

Todos los días recuerdo que le tengo que olvidar...y olvido olvidarle siempre que sus palabras, en otras bocas llegan a mis oídos. Ojalá se pudieran comprar los olvidos. Besos.