domingo, 19 de septiembre de 2010

Momentos de duda



"No existe viento favorable...
                                         ...para el marinero que no sabe a donde ir"
                                                                                   (Séneca)

5 comentarios:

Lisset dijo...

Cierto, noemí, hay que tener una meta, un sueño, para saber qué decisiones tomar, qué compañeros de viaje elegir, qué beso dar y cuál rechazar. Hay que plantarse y visualizar un futuro en el que nos veamos a gusto e ir a por él, aún con miedo en el cuerpo. Besos domingueros.

Anónimo dijo...

Una meta, un sueño... o simplemente caminar. La vida no es lo que queremos ser sino lo que somos, dónde estamos. No se tiene una vida feliz, sino instantes de felicidad. La vida son instantes detrás de otros instantes. ¿Por qué nos costará tanto quedarnos con cada momento y disfrutar de él? En todo caso el sueño a perseguir deberíamos buscarlo dentro de nosotros mismos.
Besos. Esterli.

Noemí Baneem dijo...

A veces, no es la meta o el sueño, es la duda de qué camino tomar, no sabes si el de la izquierda te guiará o si el de la derecha te perderá, si el del norte se corta o el del sur se alarga... es el momento de la duda, de la indecisión. El momento de elegir. un abrazo Lisset.

Esterli, caminar... ¿hacia dónde? Yo sólo quiero plasmar ese instante de duda que, como tu sabes, tambien forma parte de esa búsqueda, tu eliges la dirección y el sentido que quieras tomar, pero cuando haces esto, ya sabes lo que buscas. Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

soplas las velas de un pastel y hay viento...
con un soplo de aire apartas ese mechón de pelo...
acabas un libro y sele ese largo suspiro...
Este verano en un concierto el director dedicó un bis muy especial y el coro cantó.. "caminante no hay camino, se hace camino al andar y al volver la vista atrás..."
el camino ya está elegido, pero de tí depende que el trayecto sea lo más agradable posible.
Lanzo y soplo un beso al aire...
Cris

Noemí Baneem dijo...

A veces, ese soplo de aire te azota en la cara, y tu sigues quieta, inmóvil, mirando a los cuatro puntos cardinales, y piensas...¿hacia dónde?
El camino no está elegido, si te paras, no hay camino y te llegan vientos de todas partes. Ese es el momento de duda.
Gracias por ese beso al aire, espero que llegue a su destino.